Collage

La tapa adaptadora de nuestro producto SafTflo® es la que libera el producto químico aislado en el recipiente.   La única función que debe realizar el consumidor final consiste en conectar la tapa adaptadora al recipiente que tiene la traba SafTflo®.

Cuando la tapa adaptadora (el conector) coincide con la traba en el recipiente, la válvula accionada por el resorte se abre permitiendo extraer la sustancia química mediante el sistema de dispensación.

 

DSC00368-edited

Esta tapa adaptadora reusable se conecta a un sistema de dispensación mediante un tubo colector estándar e incluye una válvula de conexión en seco que evita goteos durante las recargas.  Si la tapa adaptadora se quita por algún motivo, la válvula de la traba se cierra en forma automática aislando el producto químico en el recipiente, evitando así cualquier derrame accidental del producto con la consiguiente pérdida económica.

Las opciones disponibles para nuestras trabas SafTflo® también se aplican a las tapas adaptadoras; los tamaños varían de 28 a 70 mm en 30 colores diferentes, y existen distintas configuraciones para trabajar con productos químicos de diferentes tipos y viscosidades.  Muchos clientes usan un código de colores para las trabas y las tapas adaptadoras para facilitar el uso del consumidor y evitar así mezclas indeseadas de los productos.